Semana 8: Día 54: Escapar de la rutina

El bloguero posando en el monumento a la bandera, con sus jeans nuevos

Último día en Rosario. Me acostumbré a correr por sus calles, y voy a extrañar trotar al costado del río, con el monumento a la bandera como escenario.

Hoy entrené 15 km, y me sentí mucho mejor que el viernes. No es que me haya convertido en un superhombre de la noche a la mañana (no me sugestionaron tanto los comics), sino que aprendí de mis grandes errores y esperé más tiempo entre el desayuno y el entreno, y corrí con una botella de agua y un turrón. Así me pude ir hidratándome, y aunque no corrí tan cómodo (por cargar peso en la mano), no fue tan grave como yo fantaseaba. Los 15 km se me hicieron mucho más cortos, al punto que casi terminando me pregunté si no había calculado mal la distancia.

Esto es sólo una prueba de que la hidratación durante entrenamientos largos hace una diferencia abismal.

Pero aunque estuve en una ciudad tan linda como Rosario, alejado de mi ámbito y mi trabajo, no me pude escapar del todo de la rutina. Correr me sirve como momentáneo escapismo: me concentro en la respiración, en la meta, en cuidar la pisada. Y me pasó algo que no me esperaba. En los tres días que entrené en esta ciudad, mientras avanzaba, sentía el ruido de mensajes de texto entrando en mi celular. De tanto en tanto, además, escuchaba el rigntone de llamada entrante, y una vez sonó la melodía de que batería baja.

Excepto que mientras yo corría, nunca llevaba el celular encima. Siempre se quedaba en el hostel.

Me llamó la atención la primera vez que me pasó, el viernes. Pero volvió a ocurrir el sábado. Y hoy por la mañana. Mientras corría, pensaba “¿Hay un pájaro que canta con mi rigntone?”, “¿Estoy imaginándome estas cosas porque me da culpa haber abandonado mis responsabilidades de diseñador freelance por cuatro días?”.

Todo esto me tomó por sorpresa, porque la estoy pasando bien. Entrenar me recarga las pilas, y justo en el momento de mayor tranquilidad mental, como un perro de Pavlov, escuchaba ese sonido que yo identificaba con las responsabilidades y los compromisos.

La vida no es siempre como la planeamos. Me escapé de la rutina físicamente, pero en algún lugar de mi cabeza todavía le guardan un lugar a los compromisos, para cuando vuelva.

Por suerte vivo de algo que me gusta, y disfruto más el diseño gráfico de lo que lo padezco. Pero eso no quita que mi próxima inversión sea un buen par de auriculares.

Publicado el 24 octubre, 2010 en Entrenamiento, Reflexiones y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. No fuiste el unico con compras de emergencia… yo como gilastrun no lleve bermudas, asi que el sábado me fui para el “once” rosarino y me hice de unas que serán disfrutadas en la temporada estival que se aproxima!

  2. Martin, te sigo en la relatos. Muy buenos y clarisimos. Te cuento q desde q te sigo estoy cumpliendo con el plan de entrenamiento de mi grupo de running. Entreno con un grupo como vos, y las rutinas no las hacia porque siempre creia q no tenia tiempo, etc. Laburo muchas horas y en mi tiempo libre le tengo q dedicar a mi esposa y mi bebe q los amo. Pero leyendote, encontre espacios de tiempo libre q antes no los aprovechaba. Por ejemplo, he vuelto del laburo corriendo a mi casa a las 20:30 hs la semana pasada. Repito, te felicito porque son muy buenos e interesantes tus relatos, y como te dije en otro post “motiva”. Un abrazo grande. Gaston,

  3. Martin, queria agregar relacionado con lo q te escribi arriba, q el esfuerzo x entrenar vale muchisimo la pena. Las endorfinas suben, x ejemplo ayer hice velocidad en la rutina q nos manda nuestro entrenador, y hoy estoy laburando con otro humor. Ayer parecia un gitano en el auto, mi Sra, el baby, cajon de frutas y verduras q compramos, el cochecito del baby, y yo me lleve un bolsito con mi polar, las calzas y la remera de running. Siempre hay un espacio, y el esfuerzo vale la pena. Te cambia el humor, es realmente verdadero lo que escribis. De vuelta un abrazo. Gaston.

    • ¡Gracias, Gastón! Es muy motivador lo que escribís. Aunque cueste, a veces se puede encontrar el espacio para nosotros mismos. Nos pone de mejor humor, y eso impacta positivamente en la gente que nos rodea. ¡Te felicito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: