Semana 4: Día 28: Errores comunes a la hora de correr

Hay varios errores en esta escena: correr con una persona encima, intentar apurar el paso, etc... Al menos pusimos las manos...

Faltan tan sólo 12 días para correr mi primera maratón. Allan Lawrence, mi ídolo, quien publicó el “Manual de Autoentrenamiento para Corredores” (1984), decía “Aunque no sientas confianza, fíngelo”. En eso estoy, Sr. Lawrence. En eso estoy.

Me pareció un buen momento para repasar los errores más comunes que he cometido, y que seguramente cometeré en el running, porque puedo demostrarme confiado pero no por eso tengo que ser un soberbio. Creo que el entrenamiento que estoy haciendo para Semana 52 me ayudó a pulir muchas cosas, y hoy corro con más seguridad que antes. Me lo tomo más en serio, sin que eso signifique que no me estoy divirtiendo. De hecho, hacía tiempo que no me sentía tan bien (¿suena bien eso, Sr. Lawrence?).

Hay un factor un poco impredecible, que es la torpeza. El año pasado corría por la calle, luego de unos días de lluvia, y patiné sobre el suelo de adoquines. Trastabillé, pero mantuve el paso. A los pocos metros me empezó a doler la rodilla izquierda, y el dolor fue en aumento, hasta que tuve que frenar. No lo sabía entonces, pero tenía una lesión en el ligamento externo. ¿Cómo podría haberlo evitado? Probablemente sea imposible prever algo así, pero es cierto que la experiencia y la acumulación de kilometraje te da estabilidad en cada paso. Además, un calzado adecuado ayuda. No sé si fue mi caso, pero una zapatilla con mucha suela es comparable a correr con zancos: el cuerpo no está acostumbrado a los centímetros extra. Los corredores experimentados tienen lesiones más espectaculares, como caerse por un barranco o ser atacados por un oso. Patinar sobre adoquines mojados… es de novato.

Otro error común es la postura. Hay corredores que terminan con molestias en la espalda. A veces influye el calzado (nuevamente) ya que no amortigua el impacto del pie contra el suelo. Pero otras veces se trata de correr en una pose rígida, con los hombros levantados. No es fácil relajarse, sobre todo cuando nos enfrentamos a trayectos largos. Algo que leí y que intento poner en práctica, es cuando siento que estoy tensionando los hombros, me relajo e intento que los codos, en cada paso, rocen la cintura. También solemos estar encorvados, mientras que la espelda debe estar siempre derecha. Esto se vuelve mucho más importante mientras hacemos cuestas y el esfuerzo cambia.

La falta de elongación conlleva, obviamente, a dolores innecesarios. Es una inversión de pocos minutos que el cuerpo agradecerá.

El paso es importante también. Si arrastramos los pies nos quitamos velocidad (a menos que sea nuestra intención dar pasos contenidos). Otro error común es al apurar la marcha sin aumentar la zancada. En los entrenamientos con los Puma Runners practicábamos “técnica”, y yo no podía darme cuenta para qué servía. Hasta que me sugirieron aplicarla al momento de correr. Y descubrí que con dar zancadas más abiertas, aumentabe la velocidad mientras que ahorraba energía.

Una mala alimentación es un error común, si no es el más habitual. Podría escribir todos los días acerca de los malos hábitos alimenticios, pero alcanzaría con decir que no conviene comer pesado antes de una actividad física intensa, y conviene separar las comidas una hora como mínimo antes de correr. Si consumimos platos más difíciles de digerir, como carnes o grasas, tendremos que separar un poco más la ingesta de la carrera. También hay quienes creen que lo único importante son los hidratos para tener energía, cuando en realidad lo óptimo es un equilibrio entre frutas y vegetales, hidratos y proteínas.

Otro error que lamentablemente es muy habitual es la mala hidratación. En carreras con climas calurosos hasta puede ser peligroso. Es increíble la cantidad de líquido que perdemos cuando corremos (pueden hacer la prueba pesándose antes de correr y después, si realizamos una actividad física intensa).

Una actitud competitiva también es malo para el desarrollo del corredor. Está bien competir, y en las carreras todos son finishers, pero el podio es para los primeros tres puestos. Es difícil separar la cuestión de ser mejor o peor que tal corredor en una competencia. Eso no quita que, para empezar, intentar superar a otros corredores pueda derivar en lesiones. Si no conocemos nuestros límites e intentamos averiguarlo midiéndonos con otra persona, no estamos escuchando a nuestro cuerpo y encontrando nuestro propio ritmo. No sería raro que terminemos sin aire, con ese bendito dolor al costado derecho del abdomen.

Pero quizá el error más grave sea no tomarse la actividad de correr como lo que realmente es: algo que nos reditúa físicamente, y que a la vez nos distiende y relaja mentalmente. Muchas veces estaba cansado o de mal humor y decidí no ir a entrenar. Eso no hizo que mi día mejorase, mientras que ir a correr definitivamente me dio un impulso anímico. Correr es divertido, y nadie nos está obligando a hacerlo. Pero reemplazarlo por quedarte en tu casa mirando la tele y entrándole al pote de Crema Americana es un crimen. Correr es más barato que comprar helado y comértelo mientras te auto-compadecés. Y definitivamente levanta el espíritu.

Publicado el 28 septiembre, 2010 en Consejos, Reflexiones y etiquetado en , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. simon neri bolaños

    publiquen mas libros de autoentrenamiento par corredores

  2. Salvador Borés

    Para mí, un señor que publica unos planes de entrenamiento en que no hay descanso en 40 días, no va a ser nunca mi ídolo. Este hombre está poniendo en riesgo a muchísima gente que sigue sus planes de entrenamiento, y se exponen a un alto riesgo de lesiones. Todos los atletas de élite que han logrado títulos importantes hablan de la gran importancia que tiene descansar, por lo menos, un día a la semana para lograr mejoras en el rendimiento, y que lo contrario es un riesgo.

    • Salvador, como todo, no se puede generalizar. Ricardo Abad corrió 607 maratones en días consecutivos y nunca se lesionó. Descansar es una medida preventiva, y el plan de Allan Lawrence es intensivo… a algunos les sirve, a los otros no… Yo creo que para buscar marca, el plan es efectivo. Es para preparar una carrera en un tiempo determinado, no para hacer toda tu vida.

      • Salvador Borés

        Gracias por la respuesta, Martín. Pues creo que sí que hay que generalizar en este caso, sobretodo porque Allan Lawrence publica unos planes de entrenamiento dirigidos a una muchedumbre de corredores populares, no a alguien en particular capaz de correr 40 días seguidos sin descanso.

        Hombre, si lo miramos desde el punto de vista de que haces el plan de entrenamiento, corres una carrera, y no vuelves a correr nunca más en tu vida, pues claro que el riesgo se minimiza, pero creo que la mayoría de corredores populares dispuestos a llevar a cabo un plan de entrenamiento para realizar una marca concreta, después de lograrla les gustaría poder seguir corriendo y realizando otros planes de entrenamiento. Vamos, que si vas realizando todos los planes de entrenamiento del sr. Allan Lawrence de manera consecutiva, con el fin de ir mejorando marcas progresivamente, no vas a conseguir ninguna mejora, porque en todos los deportes, y lo dicen los expertos, los descansos son los que propician las mejoras. Sin los descansos, no hay mejora en ningún deporte.

        De hecho, los planes de entrenamiento de Allan Lawrence no los he conocido a través de su libro, sino de una web que en su sección “planes de entrenamiento” han incluido los de Allan Lawrence. Inicialmente, al creer que los de la web eran los propios autores, les he escrito pidiendo que me argumentaran el motivo por el que consideraban buenos unos planes de entrenamiento prácticamente sin descansos, y el autor de la propia web que comparte los planes de entrenamiento me ha afirmado que está totalmente de acuerdo en que sin descanso no hay progreso, y que sólo tienen estos planes de entrenamiento en la web porque algunas personas se lo solicitaron, pero que no están en absoluto de acuerdo con su filosofía, y que incluso han advertido numerosas veces que están obsoletos.

        Ya digo, que tanto Abel Antón como Chema Martínez, y ese último con 40 años todavía era capaz de ganar campeonatos de 10.000 y maratones, ponen muchísimo énfasi en la importancia de los descansos, además advirtiendo que uno de los mayores errores que cometen los corredores populares es el de sobre-entrenarse sin descanso con el ansia de mejor antes las marcas, y acaban obteniendo en muchas ocasiones un estancamiento, o incluso lesiones no deseadas debido, justamente, al sobre-entrenamiento.

        • Ah, bueno… ¡entonces no leíste el libro! El plan de entrenamiento debe ser el 5% de todo el libro… creo que es injusto, y hasta irresponsable, que se comparta ese plan, descontextualizado de toda la obra. Obviamente que Lawrence en ningún momento dice que no hay que descansar, sino todo lo contrario. Los planes son para preparar puntualmente una carrera, en base a un objetivo de marca horaria. Pero es una ínfima parte de todo lo que trata el libro, que no tiene ningún desperdicio. De hecho, me marcó muchas cosas que hoy me permiten ser el corredor que soy.
          Y creo que el libro no es para corredores que recién empiezan, sino para los que ya tienen experiencia. De todos modos, me parece que si alguien se lanza a prepararse para una maratón y apenas termina quiere correr otra y así… corre por cuenta de cada uno. El libro, si mal no recuerdo (lo leí hace 2 años y medio) sugería hacer una maratón cada cuatro meses como máximo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: